Novena navideña

Estrella de navideña




estrella brillante

estrella brillante                     ¡Ven, Señor Jesús! 

Se acerca la fiesta de Navidad y,  como cristianos auténticos, queremos prepararnos para ello. Recemos por nuestras intenciones personales y movidos por una  profunda  caridad, pidamos también por las necesidades de la Santa Iglesia y por toda la humanidad.

Cada año, en la Noche Santa, se renueva la venida del Señor. Refiriéndose a ella, dijo el Padre José Kentenich:

“Cristo, ¡Ven nuevamente!
Y cada vez, Él viene 
con todas las gracias
que nos mereció
con su primera venida.” 

Para prepararnos a vivir con  alegría la venida del Redentor los invitamos a comenzar  hoy esta novena. Así como hace casi dos mil años, Cristo llegó a este mundo por la Virgen María, así también quiere llegar cada Navidad.  

Acompañemos a María, la Virgen del Adviento  en su viaje a Belén

Primer día

Propósito  Hoy, en la media en que nos sea posible, vamos a retirarnos un poco del trabajo, vamos a sacrificar  algunos momentos de nuestro tiempo para regalárselos a Dios   

Oración del día

Querida Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt, 
Madre del silencio.
Hazme comprender que es necesario saber callar. 
Envuélveme en el silencio sagrado de tu corazón, 
para que, con tranquilidad, pueda descubrir los mensajes
que Dios hoy me envía por medio de las circunstancias,
 de las personas o por la voz de mi conciencia.
Enséñame a hablar un poco menos con los hombres
para poder estar más con Dios,
el gran solitario de nuestros Sagrarios.
Haz que mi corazón en silencio, sea capaz de perdonar.
Tú que eres un silencio que comprende, un silencio que tranquiliza. 
Un silencio que en santo respeto adora a Dios.   Amén

Texto extraído de la Novena de Navidad de las Hnas. Adoratrices de Schoenstatt.

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: