Sigamos acompañando a María, la Virgen del Adviento en su viaje hacia Belen

 Virgen con Angeles

Tercer día

Propósito:  Contemplemos muchas veces a la Inmaculada, y pidámosle que haga brillar en nosotros algo de su belleza y pureza.

Oración diaria

Querida Madre de Dios, Inmaculada,

 enséñame a hacer silencio con mis ojos para ver sólo lo hermoso.

Enséñame a  hacer silencio con mis oídos

 para escuchar  sólo lo bueno.

Enséñame a hacer silencio con mis labios para que nunca

 falte contra el amor  la verdad, la pureza y la justicia.

Madre de Dios, Sede de la Sabiduría, Madre del amor hermoso,

 enséñame a hacer silencio en mi corazón,

 a fin de que sólo busque a Dios y lo que es de Dios.

Enséñame  a hacer silencio con la voluntad,

para que yo quiera lo que Él  quiere,

cómo, cuándo y  dónde  Él  lo  quiera.       Amén

Texto extraído de la Novena de Navidad de las Hnas. Adoratrices de Schoenstatt.

Foto: Campaña Santo Rosario Santa María Brasil

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: