Mes de María

Mes de Maria

¡Qué Mes de María tan bendecido vamos a vivir!.

Publicaremos  las meditaciones 

   “3 minutos diarios con el Padre  Kentenich en este mes de María”

 escritas  por  los  Padres de Schoenstatt de la Casa de Córdoba.

8 de noviembre 

María es nuestra Madre. Nuestra verdadera y real Madre espiritual y sobrenatural, y no solamente nuestra Madre adoptiva o postiza. En calidad de Corredentora colaboró eficazmente para que la vida sobrenatural, la vida de la gracia, fuese una realidad en nosotros. María es nuestra Madre. Pasó a serlo cuando el Espíritu Santo la cubrió con su sombra, en el instante en que se convirtió en la Madre de Dios. Al pie de la cruz le fue dada la solemne confirmación: “Ecce Mater tua”, “he aquí a tu madre” (Jn 19,27). Y desde entonces ella nos ama con un amor maternal verdadero, cálido, ferviente. San Bernardo de Claraval dice: “no es el nombre, sino el amor lo que hace que una madre sea verdaderamente tal en relación con sus hijos”. Sabemos muy bien todo esto.

Hace algunos años vi, en la capilla de un orfanato, una estatua de la Virgen de cuyo cuello colgaba una cadena dorada con una cruz. La cadena y la cruz eran recuerdos de la primera comunión de una madre que, a raíz de una penosa situación familiar, se vio obligada a dejar a su único hijo en un orfanato. Ya no podía seguir siendo madre de su hijo. ¿Qué hacer en medio de su angustia y preocupación? Va, toma el único objeto de valor que conserva como recuerdo de su infancia, el regalo de la Primera Comunión, y lo pone en el cuello de la Santísima Virgen con la ferviente súplica: “¡Educa tú a mi hijo! ¡Sé su Madre! ¡Cumple tú en mi lugar los deberes de madre!”. Hoy ese niño es un celoso sacerdote que trabaja fecundamente por la gloria de Dios y de su Madre celestial. (Mayo 1914 – en Bajo la Protección de María, 1925).

 “Con Maria Madre y Reina, construyamos una Patria para todos”

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: