Unidos en la Alianza

Queridos hermanos en la Alianza:

 Todos hemos visto en los diarios y televisión el devastador terremoto que han sufrido nuestros hermanos de Chile. Muchos han sentido sus efectos con diferente intensidad en varias ciudades de nuestro país, especialmente en Mendoza, San Rafael, Salta y San Juan. 

 Los invito a acompañar a nuestros hermanos en la Alianza y a todo el pueblo chileno con nuestras oraciones, pensando en quienes han perdido seres queridos y casas; la reconstrucción después de una catástrofe de esta magnitud es muy ardua.  Pidamos a nuestra Madre paz y consuelo, fortaleza y esperanza para todos los que hoy sufren tanto dolor.

 Unidos al Padre Fundador pidámosle juntos a la Mater:

 Como tu Hijo, que durante su vida terrenasaciaba el hambre y traía consuelo y salud a los enfermos, así con Él pasa ahora entre nosotros bendiciendo en silencio, para darnos el inmenso poder de tus manos de Madre.

 Desde el Santuario reciban un cordial saludo y bendición

 P. Javier Arteaga

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: