Santísima Trinidad




El universo entero

con gozo  glorifique  al Padre

le tribute honra y alabanza

por Cristo, con María

en el Espíritu Santo,

ahora y por lo siglos de los siglos. Amén

P. Jose Kentenich (H. el Padre 185)

El Domingo siguiente a Pentecostés la Iglesia celebra la Solemnidad de la Santísima Trinidad. En la baja Edad Media, la devoción creciente de los fieles al misterio de Dios Uno y Trino, que desde la época carolingia tenía un lugar importante en la piedad privada y había dado origen a expresiones de piedad litúrgica, indujo a Juan XXII a extender en 1334 la fiesta de la Trinidad a toda la Iglesia latina.

Respecto a la piedad popular a la Santísima Trinidad, el misterio central de la fe y de la vida cristiana, no es cuestión tanto de recordar tal o cual ejercicio de piedad, sino de subrayar que toda forma auténtica de piedad cristiana debe hacer referencia al verdadero y solo Dios Uno y Trino, “El Padre Omnipotente y su Hijo Unigénito y el Espíritu Santo”. Tal es el misterio de Dios, el que se nos ha revelado en Cristo y por medio de Él. 

Texto extraído de la página web “El camino de María”- Imagen extraída de la página web de Mónica Torres.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: