Centenario Ordenación Sacerdotal

julio 2, 2010


Corazón Inmaculado de María

julio 2, 2010

Sábado despues del Sagrado Corazón

El Corazón de la Madre es en todo semejante al Corazón del Hijo. También la Bienaventurada Virgen es para la Iglesia una presencia de paz y de reconciliación: ¿No es Ella quien, por medio del Ángel Gabriel, recibió el mayor mensaje de reconciliación y de paz que Dios haya jamás enviado al género humano (Lc. 1,26-38)?

María dio a luz a Aquel que es nuestra reconciliación; Ella estaba al pie de la Cruz cuando, en la Sangre del Hijo,  Dios reconcilió “con Él todas las cosas” (Col 1,20); ahora, glorificada en el Cielo, tiene -como recuerda una plegaria litúrgica- “un corazón lleno de misericordia hacia los pecadores, que, volviendo la mirada a su caridad materna, en Ella se refugian e imploran el perdón de Dios…”  (Juan Pablo II. Ángelus. Domingo 3 de septiembre de 1989).

Acepta que te proclamemos
Reina del Universo;
encéndenos en un ardiente amor por tí;
haz que inflamemos al mundo entero en tu servicio,
para que todos los pueblos
encuentren  el camino seguro hacia la Patria.
Tú santo corazon es para  el mundo
el refugio de paz, el signo de elección
y la puerta  del cielo. Amén
H. el Padre (541)
P. José Kentenich